Durante su primera intervención ante la ONU el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio un mensaje que al llamó de “fortaleza y paz”.

El mandatario inició su discurso destacando su labor de estos meses, asegurando que «vivimos en un tiempo de extraordinaria oportunidad»,  «les ha ido muy bien desde el día de las elecciones», aseguró.

«Como presidente, siempre pondré a Estados Unidos primero, igual que ustedes, como líderes de sus países, deberían siempre poner a sus propios países primero«, indicó haciendo referencia a su iniciativa de “Estados Unidos primero”.

De igual manera, el mandatario se refirió a las «graves amenazas» a las que se enfrenta EE.UU. y el resto del mundo, entre ellas la expansión de los «terroristas y extremistas».

Durante su intervención el presidente Trump hizo una fuerte declaración frente a Corea del Norte, indicando que no habrá otra opción que «destruirla totalmente» si el régimen de Pyongyang continúa amenazando a su país y a sus aliados.

«Es hora de que Corea del Norte se dé cuenta de que la desnuclearización es su único futuro aceptable», añadió.

En medio de estas declaraciones, como se esperaba, el presidente Trump habló sobre la crisis que vive actualmente Venezuela asegurando que está «al borde del colapso total» y dijo que su país está listo para adoptar nuevas medidas si el presidente Nicolás Maduro «persiste en su camino para imponer un gobierno autoritario».

Publicidad

«El pueblo venezolano está hambriento y su país está colapsando», afirmó.

Noticia en desarrollo.