El Presidente Juan Manuel Santos es el sexto latinoamericano que recibe el Premio Nobel de Paz por su persistencia y decisión de terminar la guerra en Colombia.

El primero de la región fue galardonado en 1936. Carlos Saavedra Lamas fue un diplomático y jurista argentino. Recibió el Nobel por mediar entre 1932 y 35, en el conflicto entre Bolivia y Paraguay, conocido como la guerra del Chaco.

El segundo latinoamericano Nobel de la reconciliación fue el defensor de derechos humanos Adolfo Pérez Esquivel. En 1980 recibió este reconocimiento después de su lucha por mantener la democracia frente a las dictaduras militares del continente.

En 1982, el diplomático mexicano Adolfo García Robles, recibió el Nobel de Paz por lograr la firma del Tratado de Tlatelolco en el 67, con el que quedó prohibido el uso de armas nucleares en Latinoamérica.

Publicidad

En el 87 fue reconocido por Oslo, el expresidente de Costa Rica, Óscar Arias por intentar conseguir la paz en Centroamérica e esa década. Arias se opuso a la participación de Estados Unidos en el conflicto de Nicaragua para evitar la profundización de las diferencias.

En 1992, la guatemalteca Rigoberta Menchú fue la quinta latinoamericana que recibió este reconocimiento. Esta líder indígena luchó por la justicia social y las garantías para los derechos de su etnia.

Desde 1901, el Comité Noruego del Nobel, ha reconocido las acciones por la paz de personajes y organizaciones, la entidad más galardonada ha sido la Cruz Roja Internacional con tres premios. Sin embargo, los más influyentes en el mundo, fueron: 1964. El pastor estadounidense Martin Luther King, por luchar por los derechos de los afroamericanos en su país. 1989. El líder político y espiritual tibetano, Dalai Lama, de quien el Comité del Nobel alabó su resistencia al uso de la violencia en la lucha por recuperar la libertad de su gente sometida a China.

1993, el activista Nelson Mandela, Presidente de Suráfrica entre 1994 y 99. Recibió el Nobel por lograr el fin del régimen del Apartheid. Y en 2014 la activista y bloguera paquistaní de 17 años, Malala Yousafzai recibió el Nobel de paz por su batalla desigual contra la represión a niños y jóvenes de su país.