Pese a que el presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó reunir a las familias inmigrantes que desde hace más de seis semanas han sido separadas en la frontera; lo cierto es que el proceso para que esto se lleve a cabo aún no ha iniciado y un sinnúmero de excusas y tramitologías hacen que los menores continúen en los centros de detención. La posibilidad de que se reúnan con sus padres es lejana.  

Mientras tanto, la Cámara de Representantes rechazó, con 231 votos frente a 193 a favor, la ley migratoria más radical propuesta por Trump, que autorizaba la financiación total del muro y buscaba reducir significativamente las visas a inmigrantes legales en el país.  

La Cámara también tenía previsto votar un segundo proyecto de ley de inmigración, pero los republicanos propusieron aplazar la sesión para este viernes con el objetivo de asegurar los 218 votos necesarios para su aprobación.