Las potencias apenas están asimilando el impacto en la economía mundial de la votación británica para salir de la Unión Europea, están reunidos para ello en Shangai, China.