La madre de Patrick Crusius, el presunto responsable del tiroteo en el que fueron asesinadas 22 personas el sábado en El Paso (Texas), contactó con los agentes semanas antes del tiroteo.

Según las autoridades de Allen, la madre de Crusius no proporcionó nombre de ella, ni de su hijo, solo manifestó la preocupación de que el joven portara un arma.

«No era un chico inestable, colérico o de comportamiento errático. No es como si sonaran las alarmas», dijeron los abogados de Chris Ayres.

Los abogados explicaron que la llamada fue solo  «informativa», pues ella jamás se imaginó que su hijo llegara a cometer tal acto.

Al menos 22 personas murieron y otras 26 resultaron heridas el fin de semana pasado en El Paso, Texas.