Diana Crouch fue diagnosticada con COVID-19 en agosto de 2021, en plena etapa de su embarazo. 139 días después, Diana logró recuperarse del virus, pero su periodo de lucha se convirtió en un reto de supervivencia máximo.

Dos días después de haber sido diagnosticada con coronavirus, el 4 de agosto, Diana tuvo que volver a la sala de emergencias al presentar un cuadro de neumonía, por cuenta de brote.

Con dos niños en casa y otro en camino, la futura madre fue trasladada al Texas Children’s Hospital. Con solo 18 semanas de embarazo, le pusieron un ventilador y la sedaron el 10 de agosto.

Su esposo, Chris, pensó que la recuperación tomaría de siete a 10 días, pero después de 17 días la mujer embarazada no estaba mejorando.

El Dr. Cameron Dezfulian, director médico de atención de pacientes con enfermedades cardíacas congénitas, optó por poner a Crouch a un respirador ECMO ‘como último recurso’.

Conozca más: Por primera vez pingüinos del mismo sexo son padres en un zoológico de EE. UU.

‘Operación salvavidas’ y otros dos percances

El objetivo del médico Dezfulian era llevar al bebé de Diana a una etapa viable del embarazo. Chris dejó en claro que quería salvar tanto a su esposa como a su hijo por nacer.

“Definitivamente fue lo más difícil que he tenido que hacer, porque una decisión podría ser fatal si no tomo la decisión correcta. Pero no tengo mucho tiempo para tomar estas decisiones”, dijo Chris, esposo de Diana.

A las 25 semanas de embarazo, Dezfulian dijo que Diana ‘parecía estar mucho mejor’, pero las cosas empeoraron rápidamente. Diana sufrió tres derrames cerebrales el mismo día y tuvo un ataque cardiaco. También se reveló que la mujer embarazada llegó a sufrir convulsiones.

“Recuerdo que entré y (Chris) dijo: ‘Sé que esto va a estar bien, Dios me ha dicho que esto va a estar bien'”, recordó Dezfulian. “Él dijo: ‘Vamos a tener una gran historia que contar cuando esto termine’. Tenía razón. Es una gran historia para contar. Creo que él dijo eso y lo seguro que estaba de eso me aseguró, porque en realidad, como médico, no tenía ningún tipo de confianza”, confesó el doctor Dezfulian en una entrevista.

A las 31 semana de gestación, con la fecha de parto original el día 9 de enero de este año, Diana tuvo una cesárea de emergencia después de que su pulmón colapsara.

También puedes leer: “Mamá monstruosa”: mujer “sacudió hasta la muerte” a su bebé recién nacida

El bebé de Diana fue presentado a los 3 días después de haber nacido. Su salud mejoró y le quitaron el ventilador 10 días después de parto.

No obstante, Crouch fue trasladada a Medothist Hospital  para evaluar un posible trasplante de pulmón, pero finalmente se determinó por no hacerlo: Diana fue dada de alta el 23 de diciembre de 2021, y confesó ‘recordar muy poco de su crítica etapa hospitalizada’.

Ahora que la madre de 28 años sabe todo lo que pasó en el hospital, cuyo relato contó su esposo, ella considera la historia como ‘un milagro’.

“Dios me abrazó muy fuerte”, dijo. “No fue posible sin él. Mi hijo también es un milagro. No sé cómo lo superó también”, confesó Diana Crouch

La pareja llamó a su bebé Cameron, en honor a su médico.