La ensalada que pueden ver en el video no es como todas. Sus ingredientes son cultivados en las terrazas y los patios de las casas de estas mujeres del barrio Altamira en el sur de Bogotá.

Al no poder salir de casa por varias ocupaciones ellas desarrollaron con el apoyo de la Fundación Mujeres Empresarias Marie Poussepin su línea de negocio.

Publicidad

Las plantas ornamentales y las hortalizas se cultivan sin ningún fungicida por lo que garantizan que sus clientes reciben para su consumo productos orgánicos.

Aura Castillo es una de las beneficiadas y afirma que “me ha cambiado mucho la vida porque a la edad que ya tengo como pasar el tiempo, como sembrar, como estar en contacto con la tierra”.

El trabajo en grupo ha hecho que este proyecto sea sostenible y que cada día estas mujeres se empoderen y por medio de sus huertas urbanas se conviertan en empresarias.