El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, le pidió a los venezolanos que han emigrado por la crisis económica, que regresen a su país y dejen el esclavismo al que son sometidos en otras naciones.

“No puede ser que algunos venezolanos se hayan ido a lavar pocetas en el exterior, lo digo., aunque le duela al que le duela, se hayan ido como esclavos económicos al exterior”, aseguró el mandatario.

Por su parte, el presidente de Brasil, Michel Temer, planteó la posibilidad de reducir la cifra de ingreso de venezolanos por día, de casi 800 a un máximo de 200, esto después de que ordenara enviar a sus fuerzas armadas a la frontera.

“Decreto el uso de las fuerzas armadas para garantizar la ley y el orden en el estado de Roraima, naturalmente para ofrecer seguridad a los ciudadanos brasileños y a los inmigrantes venezolanos”, indicó Temer.

Mientras tanto, Perú busca soluciones luego de declararse en emergencia por 60 días en la zona fronteriza con Ecuador, tras ver al límite su capacidad de respuesta ante el ingreso de miles de venezolanos.