En el centro de investigación de Corpoica se encuentra el sistema de bancos de Germoplasma de la nación para la alimentación y la agricultura. Están diferenciados en tres colecciones.

“Un sistema de colecciones vegetales, un sistema de microorganismos y un banco de germoplasma o sistema animal”, dijo Carolina González, jefe agro-diversidad Corpoica.

El vegetal tiene más de 34.000 variedades las cuales son conservadas y vigiladas en cavas, cuartos a temperaturas bajo cero y en tanques de nitrógeno.

“Garantizamos su viabilidad y su conservación durante largos periodos de tiempo”, agregó González.

En el sistema de microorganismos 2.000 que ayuda en temas agrícolas, controles biológicos y la salud y nutrición animal. Le sigue el banco de germoplasma o animal donde se conservan unos 55.000 embriones y pajillas. Todo lo que hay en los bancos tiene una copia de seguridad en terreno lo que permite que la conservación se prolongue indefinidamente.

Estos bancos de vida cobran importancia para el tema del posconflicto porque para la implementación del acuerdo sobre la reforma rural, lo conservado será puesto en las manos de los exguerrilleros para que trabajen la tierra.

Publicidad

“Nosotros tenemos un potencial importante dentro de nuestros bancos de vida que podemos ofrecer para que ellos utilicen estos materiales en sus tierras y que de estos materiales puedan sacar un provecho y un beneficio para la comunidad”, indicó la jefe de agro-diversidad de Corpoica.

Con este proyecto se integrará a los excombatientes a la vida civil para lograr la inclusión en proyectos agrícolas con la comunidad y la justa distribución de la tierra.