La Contraloría General está indagando el nombramiento de una Magistrada en el Consejo Seccional de la Judicatura de Caquetá. Un ciudadano la delató ante la autoridad fiscal. La denuncia advierte que Ruth Liria Cano, no cumplió requisitos para ser Magistrada de la Sala Administrativa. La mujer renunció al cargo después de ser delatada.

Los magistrados de las salas administrativas de los consejos seccionales deben tener título de abogado, especialización en ciencias administrativas, económicas o financieras. Ruth Liria Cano es abogada pero su especialización es en derecho administrativo y la ley y el último acuerdo del Consejo Superior de la Judicatura, no incluyen esa especialidad en el perfil del cargo.

La norma dice que si no tiene la especialización puede homologarla con tres años de experiencia en temas administrativos, económicos o financieros, pero la experiencia de ella es en cargos jurídicos.

Ruth Liria Cano aunque renunció, no se quedó sin trabajo, está en Bogotá en el Consejo Superior de la Judicatura, en la presidencia de esa corporación. Consultada la presidenta, confirmó que Ruth Liria Cano es profesional grado 33 en la presidencia del consejo superior y que su contrato irá hasta los primeros días de diciembre de 2016.

Publicidad

La Contraloría deberá establecer además si el nominador, es decir, quien nombró a Ruth Liria Cano como magistrada de Caquetá, debe responder económicamente y devolver el dinero que recibió ella como sueldo.

La Gerencia Colegiada de la Contraloría en Caquetá está estudiando la respuesta que entregó el Consejo Superior de la Judicatura sobre ese nombramiento.