El monstruoso tifón Mangkhut, cinco veces más grande y poderoso que el huracán Florence, azotó la costa nororiental de Filipinas con devastadoras ráfagas de viento que superan los 285 kilómetros por hora, fuertes lluvias y olas equivalentes a un edificio de cuatro pisos.

Más de más 13.000 personas fueron evacuadas antes de la llegada del supertifón, aunque sus efectos mantienen en peligro a más de cinco millones de personas que se encuentran en su trayectoria.

Mangkhut tiene un gigantesco diámetro de 900 kilómetros, algo así como la distancia que hay entre Bogotá y Cartagena.

Tras atravesar Filipinas, el fenómeno meteorológico continuará su rumbo hacia Hong Kong y el sur de la China. El Sistema Global de la ONU para la Alerta y Coordinación de Desastres calcula  que Mangkhut puede afectar a unos 43,4 millones de personas.