Ninguno de los pagos que Odebrecht admite haberle hecho al senador Otto Bula figura a su nombre en la contabilidad secreta de la empresa. Con los que ya están identificados se pagaron textiles chinos contrabandeados a Colombia, pero hay otro, a nombre de la empresa matriz de la casa de modas Mango, de España.