La cartografía que reposa en el Instituto Geográfico Agustín Codazzi sobre Chocó se remonta al año 1928. Este mismo mapa fue actualizado en 1952, cinco años después de su transformación de intendencia a departamento con la ley 13 de 1947, reiterando que Belén de Bajirá está en los límites de su territorio.

Juan Antonio Nieto reconoce que “un ingeniero geógrafo, del Instituto Geográfico fue su Presidente, y como mencionó, estuvo en el terreno, verificó, comprobó que los límites descritos en la ley 13 de 1947, vigente, son los que corresponden a la realidad”.

Aunque la ley determinó cuáles eran los accidentes geográficos que indicaban el límite, faltaba en principio dibujar el mapa con base en esas definiciones.

Marco Tulio Herrera dijo que “en los límites departamentales también se colocan unas especies de señales en concreto para señalizar por dónde van los límites de un país o de un departamento o de un municipio”.

Según el Igac, aunque en algunos mapas de la entidad mostraron a Belén de Bajirá en el lado de Antioquia, la línea de color amarillo, que marca el límite, indica que éste aún no ha sido determinado.

“Significa que, cuando se sacó estas cartografías, aunque el límite estaba definido por la ley 13 de 1947, no estaba demarcado en cartografía y, a la vez, no está amojonado en campo. Entonces era lo que estaba pendiente por hacer y que se hace con un proceso de deslinde”, afirma Herrera.

Entre tanto, además de las acciones jurídicas que anunció el gobernador de Antioquia Luis Pérez para quedarse con Belén de Bajirá, la alcaldía de Mutatá, quien reclama la jurisdicción de ese territorio, organizó una manifestación para exigirle al gobierno nacional que declaré antioqueña esa población.

El litigio entre los dos departamentos lleva siete años. Mientras los chocoanos dicen que Belén de Bajirá es de Ríosucio, los antioqueños manifiestan que las inversiones de la gobernación y de la alcaldía Mutatá en las últimas dos décadas, prueban su soberanía.