Con disturbios protagonizados por encapuchados lanzando piedras, papas bombas y bombas incendiarias en la Universidad de Antioquia, que provocaron los cierres de las vías cercanas, concluyó la marcha de unos tres mil estudiantes de cinco universidades públicas de Medellín.

«Nos estamos manifestando por el derecho fundamental a la educación. Pero también en la defensa de las lideresas y líderes sociales que están siendo amenazados, asesinados, desterrados», sostuvo Álvaro Restrepo, líder estudiantil.

El sindicato de profesores de Antioquia y organizaciones sociales se unieron a la marcha.

«Estamos en solidaridad con todo el pueblo del Ecuador que está viviendo una situación muy difícil en este momento», dijo Lucy Cadavid, líder ambiental.

Con cánticos protestaron también por la corrupción en las universidades públicas y para exigir al Gobierno el cumplimiento de los acuerdos pactados en la movilización de hace un año.