El Canciller de Myanmar, Nyan Win, anunció que el saldo aproximado de victimas por el paso del ciclón Nargis es de 10 mil personas, pero que aún no se ha podido llegar a la totalidad de zonas afectadas.

El funcionario confirmó que el gobierno militar de ese país aceptó de inmediato la ayuda de organismos internacionales, así como de gobiernos de occidente.  

Las reacciones no se han hecho esperar y países como Estados Unidos han destinado un fondo especial de ayuda a través del programa Mundial de Alimentos, y otros países se han unido a la causa como la Unión Europea que está a la espera de conocer las necesidades del país asiático para enviar suministros y artículos de primera necesidad.

Si tales cifras de victimas, son confirmadas, el ciclón Nargis será catalogado como el fenómeno natural más letal que ha ocurrido en el sur oeste asiático desde el tsunami que ocurrió en diciembre de 2004. 

Según Terje Skavdal, emisario de la ONU, la situación es tan complicada que tanto las autoridades sanitarias del gobierno como las mismas fuerzas de socorro internacionales han tenido problemas para cubrir todo el territorio bimano, no solo por las condiciones atmosféricas sino también por el estado actual de las vías de comunicación.

Publicidad