Un informe detallado sobre hallazgos fiscales hechos por la Contraloría, se entregó a la Jurisdicción Especial de Paz, en el cual se da cuenta de cómo al parecer servidores públicos, desviaron dineros del Estado para la financiación de la guerra.

El saliente contralor Edgardo Maya afirmó que tras un exhaustivo trabajo se evidenció que tan sólo en tres municipios de Nariño (Barbacoas, Tumaco y Ricaurte), se desviaron más 2 mil 800 millones de pesos para las Farc.

Maya Villazón afirmó que «las irregularidades que detectamos dentro de esa vigilancia del uso de los recursos públicos va a ser determinante para el Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. Para que nunca más volvamos a esa guerra».

El jefe del ente de control fiscal indicó que según la investigación, se evidenció como «obligaban a la autoridad a entregar sumas de dinero a grupos armados, los obligaban a destinar recursos que iban para el saneamiento de agua potable a grupos armados».

Maya igualmente salió en defensa de la Jurisdicción Especial de Paz y afirmó que «esta jurisdicción le va a hacer el aporte más grande al país en toda su historia. Tiene una gran labor».

Por su parte, la presidenta de la JEP, Patricia Linares, afirmó que «el conflicto no se agota en los combatientes, esto nos va a servir para identificar esos actores que sirvieron a la guerra desde la financiación, que desviaron recursos públicos para la utilización de la guerra».

Finalmente, la magistrada Julieta Lemaitre, la presidenta de la Sala de Reconocimiento de Verdad de la JEP, afirmó que el informe que «hemos recibido es uno de los casos que es territorial, que permite dar cuenta del conflicto en esa esquina del país al desviar los recursos para la financiación de la guerra».