Serán 400 mil las personas que no declararon renta el año pasado y tendrán que hacerlo el próximo, pero declarar no necesariamente significa pagar impuestos.