Alrededor de 20.000 palestinos se concentraron en diferentes puntos a lo largo de valla divisoria entre la Franja de Gaza e Israel bajo el trigésimo viernes de protestas consecutivas de la denominada Gran Marcha del Retorno.

Los manifestantes quemaron neumáticos, lanzaron globos en llamas, cantaron consignas antiisraelíes, y algunos cortaron el alambre de púas de la valla para ingresar a Israel.

El Ejército israelí respondió con medidas antidisturbios y municiones reales, las cuales alcanzaron a varios palestinos. Cuatro están en estado crítico.

Desde el pasado 30 de marzo, los palestinos se movilizan para reclamar el derecho al retorno y para protestar por casi 12 años de bloqueo. Desde entonces han muerto al menos 206 palestinos.