Según información reportada por el Sistema de Vigilancia en Salud Pública de la Secretaría de Salud, los adultos mayores de 25 años son las principales víctimas fatales con 1.789 fallecimientos asociados a enfermedades cerebrovasculares y del corazón producto de la contaminación por material particulado.

El último registro de muertes por enfermedad respiratoria, pulmonar y cardiovascular asociadas a la mala calidad del aire, revela que se presentaron 2.165 fallecidos en Bogotá.

Por otro lado, los menores de cinco años son la población más vulnerable ante las enfermedades respiratorias agudas asociadas a la mala calidad del aire. En promedio desde 2013, en los hospitales del Distrito se han atendido más de 40 mil niños y niñas cada año.

En 2019 se atendieron 44.059 casos de menores de 5 años enfermos con infección respiratoria aguda, también asociada a la mala calidad del aire.