Un grupo de funcionarios del Ministerio de Defensa les entregaron a los involucrados en la estafa de las libranzas las claves de los programas de nómina, que debían protegerse por seguridad nacional.

Aunque la banda pretendía falsificar pagarés para respaldar sus operaciones, en esos archivos había información confidencial sobre informantes y operaciones secretas.