Un menor de edad ya se encuentra en la cárcel, luego de confesar que asesinó a toda su familia: su papá, mamá y hermano de 10 años de edad fueron acribillados con una escopeta por Santiago.

Al joven de 15 años, cuyo apellido no se ha revelado por cuestiones legales, lo enviaron a un centro de reclusión de menores en Elche (España). El pasado viernes, entregó una cruda confesión que dejó perplejas a las autoridades, según citó el medio Infobae.

“He matado al papá, a la mamá y a mi hermano con la escopeta”, declaró Santiago.

Los investigadores del triple homicidio confesaron quedar ‘atónitos’ por la frialdad mostrada por el confeso criminal; por su falta de remordimiento y compunción.

Lo que hasta el momento se conoce de la investigación no son más que descripciones del Santiago: un chico tímido, indiferente con los estudios; pero ‘activo en las redes sociales’ y, además, adicto al popular videojuego Fortnite.

Conozca más: Adolescente habría matado a sus padres y a su hermano tras discusión por malas notas en el colegio

‘Un crimen de videojuego’

Según relata Infobae, el joven empezó a presentar un cuadro gradual de compulsividad. Su ira, en principio, giró en torno a discusiones que sostenía con sus padres, producto de las bajas calificaciones que empezó a obtener en el colegio.

Estos rifirrafes provocaron que a Santiago le desconectaran el WiFi y le prohibieran jugar videojuegos el pasado 8 de febrero; esta última, la causa por la cual empezó a bajar su rendimiento académico, según su confesión.

En medio de esa cadena de peleas familiares, Santiago buscó una escopeta de caza que había en el patio de su casa. El joven recargó el arma con cartuchos y encaró a la madre, la cual acribilló de dos disparos contundentes.

Su pequeño hermano, alarmado, salió de su cuarto al oír los impactos. Al verlo, Santiago no dudó en disparar en otras dos ocasiones contra su humanidad, también asesinándolo.

Su padre, para ese instante, se encontraba fuera de casa trabajando en una finca. Al llegar más tarde y tocar la puerta, ‘Santi’ la abrió recibió a su padre apuntando el arma directo a su cabeza: “Pero qué haces”; fueron las últimas palabras que dijo su papá en la reconstrucción del caso, antes de rematarlo de un disparo.

También puedes leer: La historia del hombre que vivió cuatro años en un centro comercial: Nadie se dio cuenta

Los vecinos no pudieron inmutarse

Según relatan las autoridades locales, los vecinos del sector no pudieron oír nada, ya que el múltiple homicidio tuvo lugar en una pequeña pedanía en La Algoda, cerca a Elche, y cuyas casas están muy alejadas entre sí.

Infobae añade al relato que una tía del joven asesino, al llamarlo para preguntarles por sus padres, le confesó directamente que los había matado, luego de pasar tres días ‘conviviendo con los cadáveres’.

La pariente se comunicó directamente con la Comisaría Municipal, la cual trasladó el caso a la Policía de Elche, cuerpo de seguridad que recluyó a Santiago en un centro penitenciario de menores.