La primera ministra británica Theresa May solicitó el viernes un aplazamiento de la fecha del Brexit hasta el 30 de junio al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien por su parte se disponía a proponer una prórroga flexible de hasta 12 meses.

En una carta escrita a Tusk cinco días antes de la cumbre extraordinaria que la UE debe celebrar el miércoles en Bruselas, May informó a la Unión Europea de que Reino Unido desea retrasar de nuevo su salida del bloque.

Esta salida estaba inicialmente prevista para el 29 de marzo de 2019, pero ante la imposibilidad de que el Parlamento británico aprobase el acuerdo que May alcanzó en noviembre con Bruselas, sus socios europeos le habían concedido un poco más de tiempo, hasta el 12 de abril, para hallar una solución.

Los 27 habían dejado claro que cualquier nueva prórroga obligaría a los británicos a participar en las elecciones al Parlamento Europeo, del 23 al 26 de mayo, para designar a sus nuevos eurodiputados casi tres años después del referéndum de 2016 en que 52% votó a favor del Brexit.

Pese a esto, May, que negocia actualmente con el líder opositor laborista Jeremy Corbyn en busca de un consenso que saque al país del bloqueo, propuso que la ampliación se “termine el 30 de junio de 2019”.