Así el Juez 14 Penal de Bogotá, condenó a cuatro años y medio de cárcel al mayor en retiro de la policía, Julio César Torrijos Devia, por el crimen del joven estudiante Nicolás Neira ocurrido el primero de mayo de 2005, día del trabajo.

Durante la audiencia, el juez redujo a la mitad su condena de ocho años y medio a cuatro porque el oficial aceptó que cuando fue el jefe del escuadrón antidisturbios Esmad, encubrió a sus subalternos que golpearon con puños y patadas al estudiante y al agente Néstor Julio Rodríguez Rua, el que le disparó al joven con una bala de gas lacrimógeno causándole la muerte.

La defensa de Torrijos pidió que se le condenara a dos años y medio de prisión, que permite la libertad condicional.

“50 % de la rebaja de penas por allanamiento”, dijo Tania Parra, abogada.

A lo que se opuso el defensor de la familia del Nicolás, Pedro Maecha: “Salimos a deber como dice el adagio popular. Como va con la pena que se anuncia tenemos que llevarlo a la casa protegerlo, cuidarlo”

El juez decidió negar la casa por cárcel, argumentando que no reunía las condiciones.

Publicidad

Al término de la audiencia el abogado de las víctimas, pidió que la Fiscalía investigue al superior que le dio la orden al mayor Torrijos.

“La persona condenada hoy día por este hecho ha señalado que el recibió órdenes de sus superiores que es el mayor Infante de la policía de entonces lo que se espera es que la persecución la fiscalía la continúe contra este superior”, afirmó Pedro Maecha.

El mayor retirado Julio Cesar Torrijos actualmente está condenado a 14 años de cárcel por transportar en 2001m cerca de 100 kilos de cocaína.

Noticias UNO