Autoridades ambientales de Medellín tomaron nuevas medidas de alerta, ante la calidad del aire que aun no mejora, debido al fenómeno atmosférico de alta nubosidad por transición a la temporada de lluvias.   

Aunque solo una estación de monitoreo  permanece en naranja y 17 en amarillo, las autoridades ambientales del Valle de Aburrá tomaron la decisión de extender de nuevo la medida de pico y placa para evitar que aumente el deterioro en la calidad del aire y llegar de nuevo al estado de alerta.

María del Pilar Restrepo, subdirectora ambiental del área metropolitana del Valle de Aburrá, explicó que “no llegamos a color rojo en las estaciones y no hay naranja y de no tomar las medidas seguramente en algunas de ellas estarían en rojo y ya con la lluvia nocturna y con las medidas implementadas del pico y placa ambiental las estaciones están amarillas”.

Ciudadanos son los más afectados con enfermedades respiratorias por la baja nubosidad que impide la salida de las partículas contaminantes. El ciudadano Juan Carlos Monsalve indicó que “siente dolor de garganta, fuerte dolor de cabeza, he tenido fiebre, también mucho desaliento”.  

El estado de prevención será hasta el próximos 6 de abril y las medidas de alerta hasta el 30 de marzo.