Según voceros de La Fiscalia, José Crisanto Gómez, la persona que entregó al hijo de Clara Rojas al ICBF es en realidad un miliciano de las FARC, por lo cual ha ordenado retirarlo del programa de protección de testigos.  

Gómez había dejado a Emmanuel en la sede del Bienestar Familiar de San José del Guaviare en junio de 2005, en aquella oportunidad, había argumentado ser el tío-abuelo.

En 2007, al Instituto por el pequeño, esta vez, asegurando que era el papá del niño.

A finales de ese mismo año, se retractó y confesó que las FARC le habían entregado el infante.

José Crisanto Gómez había ingresado al programa de protección de testigos cuando se conoció la identidad de Emmanuel.

Además de retirarlo de dicho programa, la Fiscalía dictó medida de aseguramiento en su contra.