La canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, consensuaron un nuevo presupuesto conjunto de la eurozona con el objetivo de armonizar una política económica y reforzar a una Europa dividida.

El principal punto del pacto franco-alemán plantea la creación de un presupuesto en bloque para la Unión Europea que la dote de mecanismos mancomunados para afrontar futuras crisis, muy similar al modelo de trabajo del Fondo Monetario Internacional.

“Se trata de desarrollar aún más el Mecanismo Europeo de Estabilidad, en la dirección de un fondo monetario europeo para instalar un instrumento adicional de estabilización para las crisis a corto plazo y los problemas de liquidez de los países miembros individuales» aseguró la canciller alemana.

El objetivo de este mecanismo es contar con una red de seguridad que pueda responder a los desafíos financieros».

El presupuesto que entraría en vigor a partir de 2021, será presentado por Francia y Alemania.