El Instituto de Prensa Internacional publicó un informe con la cifra de periodistas que han muerto ejerciendo su profesión. México es el país más peligroso de América Latina para desarrollar esta labor.

Con motivo del Día Internacional de la Libertad de Prensa, el IPI, informó que en lo corrido de 2018, 34 periodistas han muerto haciendo su trabajo.

El año pasado 88 periodistas fueron asesinados, el 46 % en ataques dirigidos, el 33 % cubriendo algún conflicto armado y el 9 % en misión.

El instituto asegura que en América Latina, los asesinatos se concentran en los periodistas que investigan acciones de narcotráfico y corrupción en la política, mientras que en otras partes del mundo como Siria, Irak y Afganistán mueren al intentar informar sobre los conflictos armados.

Por su parte, la Unesco envió un mensaje de alerta y aseguró que el periodismo se encuentra en la actualidad “bajo ataque”.