«Él es racista, estafador y un tramposo», sostuvo Michael Cohen ante la Comisión de Supervisión de la Cámara de Representantes.

También acusó a Trump de conocer los nexos de su campaña de 2016 con la organización Wikileaks y su fundador Julian Assange, para la publicación de miles de correos del Partido Demócrata y así perjudicar la campaña de su rival: Hilary Clinton.  

Esta declaración podría causarle problemas al mandatario, y para defenderlo los republicanos acusaron a Cohen de ser un testigo falso.

Cohen también admitió que en el pasado le mintió al Congreso sobre los proyectos inmobiliarios de Trump en Rusia y mostró el cheque con el que le pagó a la actriz porno para comprar su silencio sobre su relación con el magnate.  

El exabogado de Trump ingresará el próximo 6 de mayo a prisión para cumplir la condena de tres años que recibió en diciembre por su papel durante la campaña electoral de 2016.