El senador izquierdista Bernie Sanders no pudo repetir su victoria de hace cuatro años en Michigan, estado que este martes hundió sus aspiraciones presidenciales y aupó al exvicepresidente Joe Biden como el probable candidato demócrata a la Casa Blanca.

La derrota en Michigan -sumada a las de Misuri y Misisipi también este martes- fue tan severa que Sanders no dio la cara para valorar sus resultados.

Priorities USA, la mayor organización recaudadora de fondos para los demócratas a nivel nacional, anunció que pone su maquinaria al servicio de Biden, al considerar que «las matemáticas ahora son claras» y que las primarias están vistas para sentencia.

Desde el aparato demócrata, voces como la del congresista Jim Clyburn, cuyo apoyo fue vital para la abrumadora victoria de Biden en Carolina del Sur, instó al partido a que intervenga para «acabar con las primarias» y que cancele los debates que vienen.