En operativos realizados por las autoridades, en zona franca de Cartagena, se hallaron al interior de una bodega 2500 teléfonos celulares avaluados en aproximadamente 550 millones de pesos.

“Al verificar, no contaban con los documentos que acrediten el legal ingreso al territorio aduanero nacional, evitaban los controles de las autoridades”, explicó el mayor Miguel Castellanos, comandante de la Policía Fiscal Aduanera.

De acuerdo con las investigaciones, la bodega donde se encontraban los aparatos era utilizada para el almacenamiento y distribución de equipos móviles de alta gama de diferentes marcas reconocidas.

La Policía envío un mensaje a la ciudadanía a hacer parte de la Red de Participación Cívica, denunciando oportunamente cualquier irregularidad o situación sospechosa sobre la comercialización ilegal de mercancías.