En mayo pasado, el Gobierno se echó al agua con doce proyectos para implementar los Acuerdos de paz: El uso de baldíos,  el tratamiento a pequeños cultivadores el catastro agrario, el sometimiento de las Bacrim y las garantías electorales. Estos no salieron de las comisiones y se hundieron. Dos proyectos sobre manejo de tierras hacen agua, sin llegar a la discusión general. Mientras que las curules especiales, la reforma política y la JEP aún no zozobran y están pendientes de tan sólo cuatro días de plenarias. Hasta los militares están tratando de reformar los textos.

Los vaivenes del comandante de las Fuerzas Militares en el capitolio durante la discusión de la reglamentación de la JEP llamó la atención del Polo que se percató de una proposición que busca que los generales no estén obligados a comparecer ante el Tribunal de paz.

La nueva proposición radicada por sectores de derecha y ultraderecha, dice:

“Artículo 70. Fuero Constitucional. Quienes ostentan la condición de aforados de conformidad con el artículo 235 de la Constitución, lo conservarán en cuanto corresponde a su investigación y juzgamiento, salvo que manifiesten voluntariamente su compromiso de sometimiento y puesta a disposición de la Jurisdicción Especial para la Paz”.

Lo que implica que los militares de mayor rango no serán juzgados por el tribunal de paz excepto que voluntariamente se sometan.

“Es un orangután que le quieren meter a la reforma, es manifiestamente inconstitucional”, aseguró Alirio Uribe, Representante del Polo.

Uno de los interesados en el artículo, el General Juan Pablo Rodríguez ingresó varias veces al recinto expectante sobre el futuro del artículo 70. Fue visto con la Representante uribista Regina Zuluaga, cuyo partido también promueve esta modificación, además de otros conservadores y representantes de Cambio Radical.

“La comparecencia de los militares ante la JEP debe ser voluntaria, no puede ser que se tengan que someter a un tribunal hecho a la medida de las Farc”, confrontó Samuel Hoyos, Representante del Centro Democrático.

Pero Alirio Uribe refutó: “La Corte dice muy claramente que es obligatorio que los miembros de las Farc y los miembros de la fuerza pública pasen por la Justicia Especial de Paz”.

Ante la advertencia del que sería un conejo a la paz y a la verdad, la plenaria decidió debatir este artículo al final

El comandante de las Fuerzas Militares se retiró.

“Es una forma de tratar de sustraer la cúpula militar de la Justicia Especial de Paz” dijo Alirio Uribe.

El Representante ponente Hernán Penagos afirma que no se puede contradecir a la Corte Constitucional cuando aprobó la jurisdicción especial, que excluyó a los aforados presidentes de la república, congresistas, gobernadores, pero no los generales. 

Los problemas vendrían en el futuro en la Corte Penal Internacional. Siete congresistas conservadores anunciarán que no votarán la JEP porque opinan que los magistrados del tribunal especial, estarán parcializados:  

“En la JEP no hay garantías, primero un tribunal de magistrados con un claro sesgo ideológico de izquierda que han militado en causas que no le generan garantías a los colombianos”, aseguró David Barguil, Representante Conservador.

El Congreso tiene cuatro días para discutir y conciliar el futuro de los generales en la JEP, su responsabilidad de mando.

Noticias UNO.