El ministro de Hacienda y Crédito Público, Alberto Carrasquilla Barrera, presentó este lunes el cierre fiscal preliminar de 2019 y la actualización del Plan Financiero 2020, en los cuales se garantiza el cumplimiento de la regla fiscal y la consolidación de las finanzas públicas del país.

El año pasado los ingresos totales del Gobierno nacional se ubicaron en niveles similares a los proyectados en el Marco Fiscal de Mediano Plazo (MFMP), gracias al crecimiento observado en el recaudo tributario y al buen comportamiento de los ingresos de capital, que estuvieron en línea con lo esperado previamente.

Publicidad

El ingreso tributario alcanzó la meta de la DIAN, impulsado por un notable crecimiento del recaudo del impuesto de renta y por los efectos de las medidas contenidas de la Ley de Financiamiento. Asimismo, los recursos de capital se ubicaron en los niveles estimados en el MFMP.

Mientras tanto, el gasto total se ubicó en los mismos niveles esperados en el MFMP (19 % del PIB), lo cual es consistente con un incremento en la inversión cercano a 30 % y gastos de funcionamiento relativamente estables como porcentaje del PIB.

Se estima que el Gobierno Nacional Central (GNC) alcanzó un déficit fiscal de 2,5 % del PIB, inferior al nivel recomendado por el Comité Consultivo de la Regla Fiscal (2,7 %). Este nivel de déficit es el más bajo desde 2014. En 2019, se alcanzó un superávit primario de 0,5 % del PIB, el primero desde 2012 y el más alto desde 2008.

Al mismo tiempo ratifica el compromiso de alcanzar un déficit fiscal de 2,2 % del PIB en 2020, el mismo nivel proyectado en el MFMP de 2019.  De esta manera, se proyecta que logrará en este año un superávit primario de 0,6 % del PIB. Con estos resultados, sería la primera vez desde (2006-2008) en la que hay dos o más años consecutivos con superávits primarios.

En 2020 se proyecta que los ingresos totales se incrementen en 0,2pps de PIB frente al año anterior, mientras que los ingresos tributarios se ubicarán en el mismo nivel proyectado en el MFMP, lo cual será posible gracias a la aceleración del crecimiento económico estimado este año y al fortalecimiento institucional de la DIAN.

Se espera que el gasto total se mantendrá en 19 % del PIB, profundizando el cambio en su composición en favor de la inversión pública. De esta manera, el gasto en funcionamiento tendrá una leve reducción como porcentaje del PIB frente a 2019, mientras la inversión se incrementará en 0,2pps del PIB.

Para lograr estos resultados, el CONFIS decidió realizar un aplazamiento de partidas presupuestales por $8,5 billones, priorizando el gasto en inversión.

Con este plan fiscal, se contempla una estrategia de financiamiento con deuda interna y externa, como se detalla en el cuadro de Fuentes y Usos 2020.

Carrasquilla Barrera reiteró la importancia macroeconómica de generar superávits primarios, es decir, que los ingresos corrientes superen el gasto total excluyendo el pago de intereses, pues con ello garantiza la sostenibilidad de la deuda pública.