Aprobada la Ley de Financiamiento en el Congreso de la República, el Gobierno nacional pondrá en marcha una política de austeridad para garantizar la financiación del presupuesto general del 2019, en especial para los programas sociales.

La iniciativa consigue $ 7.6 billones de pesos de los $ 14 billones que se requieren para el próximo año. Ya se tiene un recorte preplaneado de $ 1.2 billones de pesos y se tendría un monto adicional de $ 5 billones de pesos para un total de $ 6.2 billones de pesos. 

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla anunció una reforma a los subsidios a través de un proyecto de ley que será radicado ante el Congreso de la República. De acuerdo con el ministro el recaudo no compensa todos los beneficios que se otorga por esta vía; además, llama la atención para hacer un Estado más eficiente. 

Después de aprobada la Ley el jefe de la cartera de finanzas señaló que se mantendrá en el cargo y no lo trasnochan los cuestionamientos de sus críticos. 

No se descarta solicitar la flexibilización de la regla fiscal.