Los alcaldes de las dos capitales en las que se vivieron eventos de violencia electoral negaron que fueran actos suyos los que provocaron éstos, mientras que el Ministro del Interior hizo un llamado para que la actividad política en las plazas públicas se desarrolle sin violencia ni restricciones.