Durante una reunión de más de ocho horas, el gobierno y los promotores del No al referendo aproximaron puntos de confluencia en los temas agrarios y de participación política de la guerrilla. Sin embargo Humberto de la Calle recalcó que el acuerdo final sólo se negocia entre el gobierno y las Farc.