Arrancando el juicio contra alias Mono Leche por el asesinato de sus propios contadores, la diligencia se tuvo que suspender para que la Fiscalía pudiera organizar la protección para la fiscal del caso con motivo de las amenazas que éste le lanzó desde el estrado.

El presunto asesino de Carlos Castaño fue denunciado por amenazas también por su propio hermano quien según él se estaría complotando en su contra junto con la fiscal.