El grupo Monsanto fue declarado culpable de negligencia y condenado a pagar 81 millones de dólares a Edwin Hardeman, de 70 años, que entre 1980 y 2012 utilizó de forma regular para el cuidado de su jardín en California el polémico herbicida, que se comercializa bajo la marca Roundup, y por el cual contrajo cáncer en la sangre.

La sentencia se dicta debido a que el jurado consideró que no hicieron lo necesario para advertir a quienes usan este producto del riesgo cancerígeno, el cual contiene glifosato. 

Del monto a pagar, 75 millones son por daños «punitivos» para castigar al grupo por su conducta y cerca de USD 5,8 millones son por daños compensatorios.

Cabe resaltar que la empresa alemana Bayer adquirió por USD 63 mil millones al grupo Monsanto el año pasado y niega las acusaciones de que Roundup, o glifosato, provoque cáncer.