Los familiares de desaparecidos durante el conflicto armado y que fueron enterrados en nueve cementerios del país como NN, inauguraron un monumento en el cementerio Central de Villavicencio, Meta, en memoria de las víctimas.

En el monumento fueron grabados los nombres de 94 víctimas. Unos corresponden a cuerpos que fueron plenamente identificados y entregados a sus familias en octubre pasado, otros que aún están por ser reconocidos y otros que siguen como NN y que están aún enterrados en cinco cementerios de los llanos orientales y en cuatro del sur del país.

Los familiares que se dieron cita en el cementerio de Villavicencio llegaron desde el Guaviare, Córdoba, Guainía, Putumayo, Valle y del Meta porque algunos creen que sus hijos o esposos que desaparecieron en sus regiones fueron enterrados en La Macarena.

En la sencilla ceremonia los familiares que ya han recibido los cuerpos identificados confían en que estas exhumaciones acordadas entre el Gobierno y las Farc para satisfacer la verdad y la reparación a las víctimas se hagan lo más pronto posible.

La Fiscalía espera que a finales de marzo terminen las exhumaciones en los llanos orientales.