Después de 45 años, el coliseo El Campín de Bogotá se trasformó en un imponente escenario que abrirá sus puertas este viernes con el concierto de prueba a cargo de Fonseca.

El coliseo que tiene capacidad para 14 mil personas, estrena silletería, luces, sonido, efectos especiales, cubierta en vidrio templado y tiene una pantalla led de gran formato de más de 200 mts.

Los asistentes al Movistar Arena tendrán a disposición bares, restaurantes, zonas vip y 330 cupos de parqueaderos.

“En este escenario como en los más grandes del mundo, se permitirá la venta controlada de alcohol, se venderá cerveza en algunos eventos. La ciudad recibirá el 2 % de los ingresos brutos del escenario”, aseguró Enrique Peñalosa, alcalde mayor de Bogotá. 

Esta obra se realizó a través de una asociación público privada entre la Alcaldía y el Consorcio Colombiana de Escenarios, con una inversión de 70 mil millones de pesos.

La entrega del coliseo estaba prevista para enero de 2019 pero se pondrá en funcionamiento cuatro meses antes de lo programado.

El Movistar Arena no se ha inaugurado pero ya tiene la agenda casi copada hasta final de año y por artistas de talla internacional como Juanes y Miguel Bosé que se presentarán el 3 de octubre, Sting & Shaggy el 21 de octubre y Maluma el 10 de noviembre.