El celador del edificio en que se halló el cadáver de Yuliana Samboní, estuvo preso hace 15 años por un asunto de drogas, pero sus vecinos lo conocían como un buen padre.

Él discutió con la hermana del presunto violador y registró que los tres hermanos estuvieron juntos desde las 3 de la tarde hasta por la noche cuando llegó la Policía.