Cada semana dos mujeres aseguran ser víctimas de malos procedimientos estéticos en Bogotá. Uno de los últimos casos fue el de Pamela Oñate, quien se sometió a una liposucción que le ocasionó quemaduras de tercer grado, dejándola 15 días en cuidados intensivos.

A pesar de los cuidados, las consecuencias fueron peores.

De acuerdo con la Secretaría de Salud en los últimos dos años 48 establecimientos han sido sancionados y 98 están siendo investigados.