El argot popular dice que algo es más demorado que parto de mula. Pues bien, ese es el ritmo al que se puede resolver la seguridad de una comunidad indígena a la que amenaza una mafia de despojadores de tierra.

¡Qué tal esto!

Diez líderes indígenas del Chocó, en el municipio de Acandí, están asediados por criminales que extraen oro, trafican cocaína y cobran extorsiones en su territorio.

“En cualquier momento puede haber un muerto, dijo Ezequiel, habitante de la zona.

Los criminales ha amenazado con matarlos, pero la protección que les ofrece el gobierno pude demorar “más que un parto de mula”.

“Por ejemplo unos vehículos en el territorio, tampoco nos aplica ahí porque no alcanzan a llegar hasta el resguardo”, aseguró una funcionaria de la Unidad Nacional De Protección.

Las condiciones geográficas de su territorio no permiten el tránsito de vehículos, de hecho los criminales, al igual que los indígenas, andan a pie.

“La cobertura no entra. Nosotros salimos a buscar señal, De donde hay señal es que llamamos a las instituciones”

Pero un equino les daría posibilidad de escapar ante un eventual ataque.

“Fueron ellos mismos quienes como medida de protección colectiva solicitaron burros y yeguas. La UNP está para hacer caso”, indicó Diego Mora.

Del cruce entre un burro y una yegua sale una mula, que resulta ser el vehículo más idóneo en terrenos escarpados, pero el famoso parto de mula dura once meses y cada mula debe crecer hasta los tres años para estar apta como bestia de carga y camino.

“Para tener servicio en la comunidad, tiene que esperar uno cuatro años”.

Pero aún no se puede empezar a contar el tiempo.

“Esa compra debe realizarse después de la ley de garantías”

Pero aun así, en la comunidad hay quienes consideran inútiles a las mulas como equipo de protección personal.

“Una sola moto para 110 personas, una sola moto creo que no es justo directamente con la comunidad”, dijo Ezequiel.

“Por ejemplo unos vehículos en el territorio tampoco nos aplica ahí porque no alcanzan a llegar hasta el resguardo; afirmó la funcionaria.

Los indígenas están dispuestos a recibir lo que el estado les entregue para su protección.

“Si nos van a dar las mulas las recibimos, los burros los recibimos. Los caballos los recibimos”.

La UNP recibió la orden de proteger a los resguardos de parte del Juez Primero de Restitución de Tierras de Quibdó, que estudia las acciones que empresarios han tomado para apropiarse de sus tierras, pero quienes acompañan sus reclamos ven fuera del contexto su acatamiento.

“En ocasiones las medidas de protección individuales y colectivas son descontextualizadas a la realidad territorial”, dijo el director del CINEP.

La UNP sostiene que sus medidas fueron concertadas con la comunidad.

“Los acuerdos están ahí, firmados por todos los miembros de la comunidad”.

Aunque haya quienes consideren que sobre ruedas la comunidad estaría mejor protegida.

Pero mientras ellos puedan conservar el territorio ancestral no espera que el Estado construya vías, porque aunque éstas hagan más expeditas las amenazas en su contra, también harán más fácil sus posibilidades de evitar las balas.

“No alcanza uno cómo huir… Yo sé que un tiro me alcanza de cien metros en adelante y uno en una motocicleta es más diferente que correr a caballo”, finalizó Ezequiel.

Gracias por elegir la independencia.

Recuerde que puede ver Noticias UNO los sábados, domingos y festivos a las 8:00 p.m. por el Canal 1programa ganador de nueve premios India Catalina.

El noticiero es dirigido por Cecilia Orozco y presentado por Mábel LaraGermán Arango y Cristina Hurtado.

Lea aquí más informes de Noticias UNO