Hay un detalle  interesante -y hasta ahora inédito- sobre la operación de captura de dos venezolanos con una enorme cantidad de municiones, que al parecer venían para las FARC.

Esta madrugada a las cuatro en plena audiencia, la fiscal que legalizaba la captura, dijo que una lancha militar colombiana fue hasta territorio venezolano para traer parte de la munición.

Una Lancha militar del Ejército Colombiano atravesó el río Orinoco desde Puerto Nariño, Vichada frontera con Venezuela, hasta territorio del vecino país, para recoger al Sargento Mayor de Segunda de la Guardia Nacional Venezolana, Manuel Yobaldo Agudo Escalona y la munición que según la investigación le vendería a las FARC.

El detalle de la operación encubierta fue revelado durante la audiencia de imposición de la medida de aseguramiento en contra del militar venezolano y del civil Germán Castañeda.

«Ese bongo se ha afirmado aquí que fue suministrado por el Ejército Nacional»

«Que se haya prestado la lancha, o ese bongo, en eso considera la Fiscalía en nada desdibuja que necesariamente esa munición logró llegar a territorio colombiano».

Aunque el comandante general de la Guardia Nacional de Venezuela, general Freddy Alonso Carrión, dijo que Manuel Yobaldo Agudo no es, ni fue miembro de las fuerzas militares del vecino país, la Fiscalía entregó al juez los documentos que lo acreditan como militar y que su superior inmediato es el mayor Luis Rodríguez.

Publicidad

«Un carnet expedido por el Ministerio de Defensa de la República Bolivariana de Venezuela, Fuerza Armada Nacional. Ejército a nombre del Sargento Mayor de Segunda, Manuel Yobaldo Agudo Escalona CI 10776456».

Cuando la Fiscal aclaró que el mayor no se llama Manuel Teobaldo Agudo Escalona, como se dijo en principio, sino Manuel Yobaldo Agudo Escalona, hoy se conoció que al parecer sería un sargento técnico de segunda de la guardia nacional venezolana, quien de igual manera aceptó traficar armas para las FARC.

«Si, acepto».

La operación en la que fue capturado el mayor y su cómplice, de profesión taxista, se realizó con dos agentes encubiertos que resultaron ser guerrilleros desmovilizados del Frente 16 de las FARC.

«Los dos agentes encubiertos, dos ex guerrilleros desmovilizados del Frente 16` que tenían pleno conocimiento de estas actividades».

Tras ordenar el traslado de los venezolanos a la cárcel Modelo de Bogotá, el Juez ordenó a la Fiscalía indicar otra investigación para determinar la responsabilidad del mayor y otros en el tráfico de 30 mil cartuchos descubiertos en dos caletas a 200 metros de donde fue capturado el militar.