El megatanque que lleva años sin ser estrenado.

En el barrio 7 de Abril de Barranquilla, hay un megatanque que se comenzó a construir el 9 de febrero de 2015 y que tenía un plazo de ejecución de diez meses, es decir, en octubre de ese mismo año 2015 entraría en funcionamiento. Hoy es 16 de septiembre del año 2019 y nada de nada: la obra aún no está en servicio y el contrato ha tenido 11 prórrogas… ¡Once prórrogas!

El proyecto pretendía beneficiar a unas ochocientas cincuenta mil personas y tiene como propósito optimizar el sistema de abastecimiento de agua potable para la zona suroccidental de la ciudad y los municipios de Soledad y Galapa.

El megatanque tiene una capacidad para almacenar 25 millones de litros de agua potable. Según los ingenieros que supervisan el contrato, deben continuar con las pruebas hidrostáticas y verificar que el tanque no tenga fugas ni filtraciones. Las obras fueron financiadas con recursos del presupuesto general de la nación, Sistema General de Participaciones, del plan departamental de agua y de la Alcaldía de Barranquilla.

En el año 2015, al inicio de la construcción, el megatanque costaba veintitrés mil millones de pesos. Hoy en día terminará costando más de cincuenta y un mil millones de pesos, ¡más del doble! Y como si fuera poco, el consorcio Hidrotanques, empresa que ganó la licitación para la construcción del tanque, enfrenta líos jurídicos con los proveedores del proyecto.

La comunidad del 7 de Abril radicó una queja ante la Procuraduría. El tanque es hermoso, ¡pero lleva cuatro años esperando! ¡Esas son las cosas que no deben pasar!