El nombramiento de Francisco Santos como embajador en Washington ha generado que el expresidente Uribe se preocupe especialmente por Gabriel Santos, actual representante a la Cámara por el Centro Democrático e hijo del embajador.

Uribe, incluso, fue a visitarlo a su oficina en el Congreso y le preguntó por su labor legislativa; le habló con el mismo tono paternal que se le conoce al expresidente cuando no está de mal genio; conoció a las personas que trabajan con él en la Unidad de Trabajo Legislativo (UTL) y hasta le dio consejos y le dio consejos sobre cómo ordenar su trabajo como legislador.

Gabriel, pues, resultó doblemente premiado: tiene como sus dos grandes asesores a un expresidente, que hoy es su gran consejero, y a un exvicepresidente, que es su padre. Tipo de buenas.