Mi elefante blanco de todos los lunes. Hoy, hablaremos de un proyecto para solucionar los problemas de agua en una población del Cesar que nunca se concretó.

La siguiente es la historia: con la adjudicación del proyecto para la construcción de un pozo profundo, una línea de impulsión y un tanque de almacenamiento de agua en el municipio de Gamarra, se buscaba poner fin a la falta del preciado líquido en esa población.

La obra tenía una inversión de $ 1.648.929.931, según quedó plasmado en el contrato realizado en 2007 entre aguas del Cesar y el Consorcio Acueducto Gamarra. La idea era suministrar agua potable a siete barrios del casco urbano del municipio de Gamarra y de un corregimiento cercano a la zona.

Han pasado 16 años, varias administraciones y el problema por la falta del preciado líquido sigue igual: la población no cuenta con agua potable. Los líderes de la región han acudido a todas las instancias para buscar una solución por medio de derechos de petición y denuncias ante los entes de control, y nadie les da una respuesta concreta.

En Gamarra, siguen esperando que alguna autoridad ponga en funcionamiento el pozo y el tanque de almacenamiento de agua y de una vez por todas tener acceso a una fuente que garantice el suministro del líquido. La única solución que tienen por ahora es esperar las lluvias para recoger el agua que necesitan para uso diario.

Pleno siglo XXI y seguimos en estas. Indignante.