El presidente Iván Duque anunció hoy que había firmado el Decreto 2362, que según sus palabras «mantiene suspendidos los permisos para el porte de armas en el territorio nacional, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2019». Y agregó el presidente Duque que el derecho a autorizaciones especiales para porte de armas se mantiene, con la advertencia de que «el monopolio de las armas debe estar en manos del Estado».

Los uribistas en el Congreso habían pedido que el presidente Duque permitiera por decreto otorgar salvoconductos para porte de armas a personas de bien que necesitan defenderse de los delincuentes, especialmente en zonas alejadas de las ciudades. El expresidente Uribe, al destacar la decisión del presidente Duque, subrayó que con ese decreto se «autoriza al Mindefensa para permisos especiales en favor de personas honorables que por su labor lo necesitan».

Uribe agrega el siguiente comentario: «El monopolio estatal de las armas necesita desarmar a criminales protegidos por la impunidad de sus apoyos políticos».

¿A quién va dirigido semejante permiso?