Aunque en la Constitución nacional no existe en ningún lado que el narcotráfico y el secuestro son delitos conexos, del de rebelión que es considerado un delito político, el Gobierno del presidente Duque madrugó para radicar un proyecto de acto legislativo, es decir una reforma constitucional que prohíbe el narcotráfico y el secuestro sean considerados como delitos conexos al de rebelión.

Tanto como la ministra del Interior como la ministra de Justicia fueron claras en afirmar que el proceso de paz con las Farc no sería afectado por este acto legislativo; que declara el delito de secuestro y el delito del narcotráfico como no conexos al delito político porque este acto legislativo sería vigente a través de la fecha de su promulgación.      

Publicidad