Una familia perdió de manera intempestiva el rastro de un bebé de 13 meses, después de que fuertes vientos y la creciente súbita del Río San Alberto en el departamento de Cesar, volteara la embarcación con 12 personas a bordo que naufragaron mientras se dirigían a la población de Barranco Lebrija.

“Lamentablemente a un niño de 13 meses no pudieron rescatarlo, en estos momentos todavía las labores de búsqueda y rescate siguen en el sitio”, dijo Mauricio Padilla, comandante de bomberos de Aguachica, Cesar.

Los organismos de socorro evidenciaron negligencia en las medidas de seguridad para los ocupantes de la lancha que no llevaban chalecos.

“Mire lo que está sucediendo en Antioquia por no tener las medidas de seguridad es importante estas embarcaciones tener los chalecos salvavidas”, agregó Padilla.

El hecho ocurrió el 25 de junio a las 5 de la tarde, lo que dificultó las labores de rescate que salvaron la vida de tres adultos que se recuperan de sus heridas.

La intensa ola invernal que se vive en el departamento, provocó que también en el municipio San Alberto, la creciente del río se llevara a tres jóvenes, ante la mirada de sus familiares que compartían un paseo de olla por el puente festivo.

“Más de uno estábamos concentrados en el paseo y cuando nos dimos cuenta fue que llegó la avalancha un niño de 8 años y una niña de 6 años”, contó José Eliécer Estrada.

La corriente del río se llevó troncos y piedras que lastimaron a los jóvenes, que no lograban sostenerse y recorrieron 4 kilómetros abajo.

“Usted sabe, como todo la gente es terca, venía un señor con la niña, vino otro y lo sacaron la gente los ayudó en una cadena”, dijo Nesly Zala, familiar de uno de los sobrevivientes.

Los tres jóvenes fueron rescatados con vida gracias al apoyo de la comunidad que hizo una cadena humana.