Nemocón es un pequeño municipio de cerca de 14 mil habitantes, la mayoría agricultores, ubicado en la sabana de Cundinamarca, a 45 minutos de Bogotá por la salida norte. Vecino de Zipaquirá y de Cogüa, en este inicio de año, Nemocón está viviendo las inclemencias del clima.

En la madrugada del 2 de enero soportó la temperatura más baja para un centro poblado: menos 3,2 grados celsius, que es la medición utilizada por el IDEAM para la temperatura.

“Uyyy, eso acá en la madrugada es muy penetrante. A medida que va aclarando el día el frío se siente duro duro. El frío lo va cociendo a uno y toca estar muy abrigado porque el helaje se mete a las casas”, le dijo a CM& don Humberto Ignacio Rincón, vecino de Nemocón quien se queja de los contrastes del clima que vive al región.

El alcalde de Nemocón, Renzo Alexánder Sánchez, quien está afectado por una dura gripa, dice que el frío cala los huesos de todos los habitantes del municipio, desde hace días.

Lo paradójico del clima en Nemocón es que debido al intenso sol que eleva la temperatura de día, ya sufrió su primer incendio forestal del año. Incendió que comenzó el 31 de diciembre, fue apagado por la Policía y los organismos de socorro, pero se reactivó en las últimas horas. Por fortuna, de nuevo las llamas que alcanzaron a consumir cerca de media hectárea de monte, ya fueron, de nuevo, controladas.

Para mitigar los efectos del clima, de día los lecheros riegan los pastos para que sus vacas productoras tengan alimentos y en la noche los floricultores hacen quemas controladas para espantar las heladas.